HUINCA RENANCÓ: “Pozo de agua del cristiano”.

Al diagramarse el recorrido del ramal ferroviario de Rufino a Buena Esperanza, se determinó por parte  de las autoridades de la compañía ferroviaria, dar a las nuevas estaciones nombres propios y de la región. En una evaluación previa se recogió la existencia del “pozo de agua del cristiano”, HUINCA RENANCÓ , y se eligió esa denominación para una de las estaciones. Según informe de la ex Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico.El tramo entre Italó y Buena Esperanza se inauguró oficialmente el 1º de diciembre de 1.901 y en tal ocasión por “… cada Estación que pasaba la máquina “pionera” donde viajaban las autoridades de la compañía ferroviaria y representantes del Gobierno Nacional, se paraba y procedían a dejar oficialmente inaugurada  la misma en un sencillo acto.”

 

¿Por qué “Pozo de agua del cristiano”?

Dado el significado de  las voces indígenas HUINCA RENANCÓ  hace suponer que en las cercanías de donde hoy se levanta la ciudad, existió, sin fecha precisa, un pozo de agua construido por hombres blancos  que transitaron por la región, llegando a acampar en ese lugar, y para asegurarse el agua cavaron un pozo con el fin de aprovisionarse de la misma y poder sobrevivir en una zona inhóspita.

Lo que no se sabe a ciencias cierta es si los constructores del pozo de agua fueron soldados en misión de reconocimiento, fuerzas de policía en busca de algún fugitivo, o bien, desertores que huían de la “ley” amparándose en la inmensidad de la pampa salvaje.